Las palas excavadoras procedieron a derribar el antiguo Colegio Público para construir en su lugar un edificio multidisciplinar que albergará el propio colegio, la guardería municipal y el consultorio médico. El plazo de ejecución es de un año con una inversión de 1.009.333 €.

 

    

Las palas derruyendo el colegio

    El pasado día 13 de octubre de 2004 las palas excavadoras procedieron a derribar el edificio que desde el mes de mayo del año 1953, fecha de su inauguración, albergaba el colegio público y el consultorio médico de nuestra localidad además de un local intermedio para otros usos de diversa naturaleza.  En el capítulo de la historia de Galilea dedicado a los años cincuenta, se detalla pormenorizadamente los aspectos más relevantes de las dificultades económicas y de toda índole que los regidores de entonces debieron de soportar.

        El edificio en cuestión soportó como pudo los avatares del paso del tiempo y aunque su interior había sufrido varias modificaciones y alguna que otra reparación fruto de la necesidad del momento, lo cierto es que su estructura se estaba resintiendo de manera preocupante y urgía una necesaria intervención. Ante este estado de cosas, no queda mas remedio que actuar de manera diligente para que el deterioro del edificio no provoque algún accidente irreversible del que tendríamos que lamentarnos más tarde.

        Aprovechando una de las obligadas comidas de trabajo que la alcaldesa mantiene con el Presidente del Gobierno, "le comenté mi preocupación por el estado en que se encontraba el colegio de Galilea, la guardería y el consultorio." Parece ser que esta preocupación caló en los responsables políticos del Gobierno Regional y fue el propio  Presidente del Gobierno quien sugiere que, "se hiciera un edificio que englobara todos los servicios". Fruto de este entendimiento es el convenio de colaboración que con fecha 5 de marzo de 2004 firman las dos Administraciones y que, de manera sintetizada, contempla lo que sigue:

        "El edificio se organiza alrededor de un amplio porche de acceso, con doble altura, que a entrada directa desde el exterior a todos y cada uno de los distintos usos proyectados.  El acceso se realiza desde la Avenida de Eduardo Fernández Balmaseda, de forma que la calle penetra en el edificio bajo la escalera exterior.

        PLANTA BAJA

        A la derecha de la entrada se destina a escuela o colegio público dotado de dos aulas, para infantil y primaria y un aula de apoyo, todas con fachada al patio de recreo, y dispone vestíbulo en la entrada, sala para profesores y aseos independientes para niños y niñas y también de ducha por las indicaciones realizadas.

         A la izquierda de la entrada se destina a Guardería, con una aula dotada de aseo, local de usos múltiples o comedor con cocina que dispone de entrada independiente desde el exterior, dormitorio dotado de armarios, vestíbulo en la entrada, despacho para el personal que hace las veces de botiquín y aseo personal con zona de vestuario y armario.

        Al fondo se encuentra el pasillo de acceso al Consultorio Médico donde se encuentra un ascensor con entrada restringida al centro cultural  y armarios de instalaciones, el vestíbulo de entrada al consultorio, con otra puerta de acceso por la calle lateral y el aseo que tiene el carácter de aseo para minusválidos, disponiendo, además, de sala de espera y un amplio despacho para el practicante, ambos con zona de curas.

        PLANTA PRIMERA

        Con un único uso que es el de centro cultural, con acceso desde el exterior por medio de una amplia escalera abierta en la fachada principal y protegida por una cubierta a dos aguas con una gran cristalera en fachada y amplios lucernarios que iluminan el vestíbulo de entrada que organiza esta planta.  El Cento Cultural se plante lo más flexible y diáfano posible, organizado alrededor del vestíbulo de entrada y dispone de cinco locales con varias superficies destinadas a:

         - Manualidades o cocina

        - Biblioteca o Internet

        - Gimnasio o baile

        - Usos múltiples y aula de charlas.

        En el centro de la planta se encuentra el ascensor instalado con el fin de eliminar las barreras arquitectónicas y un local técnico para instalaciones y un despacho para la dirección del centro"

        El proyecto ha sido desarrollado por el arquitecto logroñés Antonio Fernández Martín-Bilbatúa y tiene un presupuesto de 1.009.333 Euros de los que 908.333 € son a cargo de la Comunidad Autónoma de la Rioja y 101.000 € son a cargo de las arcas municipales. El plazo de ejecución de las obras esta estipulado en once meses y medio. El pasado 13 de octubre comenzó la cuenta atrás